Últimamente quizás nos estemos haciendo un poco pesados presentándoos corredores que corren en el Quick Step, pero es que la acumulación de jóvenes talentos que colecciona el equipo belga es, simplemente, espectacular.

Hoy os traemos un corredor que ya ha brillado esta temporada, su segunda en el World Tour, por tanto, año clave para definir si se adapta bien a la máxima categoría e incluso si llegará a ser un gran corredor. Hoy os presentamos Maximilian Schachmann!

Maximilian nació en Berlín el 9 de enero del 1994, así que hace poquito que ha cumplido 24 años. Cuando sólo tenía 11 se inició en el mundo del ciclismo en el club Berlín Marzahn, una humilde estructura situada en un barrio al este de la ciudad.

 

 

De joven compaginó la bicicleta con el fútbol, a pesar de que pronto acabó decantándose por el ciclismo, puesto que asegura que la sensación de esfuerzo y cansancio de este deporte no es comparable con el fútbol y eso le enamoró. Suponemos que el hecho de subir al podio ya en la primera carrera que disputó también le ayudó a engancharse a este deporte.

En su etapa formativa se empezó a especializar en la contrarreloj, puesto que algunos de sus fuertes sueño la resistencia, la consistencia y la potencia sobre la bicicleta.

Los dos años de junior los corre con el equipo formativo de su barrio. Más allá de buenas actuacions en carreras internacionales, también consigue ya resultados muy importantes a escala nacional. El 2011, con 17 años acabados de hacer, queda segundo en el campeonato en ruta alemán y 39º en el europeo.

 

 

En 2012 realiza un calendario todavía más completo con la selección participando de las mejores pruebas continentales. Ronda el top10 en varias generales y en los campeonatos contrarreloj protagoniza buenas actuaciones: 9º en los europeos y 3º en los mundiales de Valkenburg.

Empieza su etapa sub23 dándo el salto al profesionalismo de la mano del equipo continental alemán Thuringer Energie Team. Aquel año de debut acumula 3 top10 en contrarellotges de pruebas menores continentales o de la Copa de las Naciones, destacando un 2n lugar en el prólogo del Giro de Valle de Aosta.

Para finalizar la temporada vuelve a protagonizar buenas actuaciones en los campeonatos europeos (con una 9a posición) y en el mundial de Florencia, que finaliza el 12º.

 

View this post on Instagram

Fine tuning 👌🏼 #specialized #aerodynamic #sidi

A post shared by Maximilian Schachmann (@maximilian_schachmann) on

 

El 2014 hace un cambio de equipo y ficha por el equipo filial del antiguo Giant Shimano, también de categoría Continental. Aquella temporada tampoco consigue ninguna victoria, pero de nuevo se queda cerquita de hacerlo, completando muchas actuaciones de mérito. Vuelve a rondar el top20 en todas las generales de las carreras donde participa con algunos top10 en contrareloges.

También se muestra como un corredor a seguir en las clásicas, acumulando una retahíla de top20 allá donde participa. Donde consigue los mejores resultados vuelve a ser a los campeonatos contra el cronómetro: aquel año Maximilian Schachmann sería 2º en el nacional, 5º en el europeo y 5º también en el mundial.

Para 2015 vuelve a cambiar de equipo y vuelve a firmar por un equipo filial de una estructura World Tour, en este caso ficha por el AWT-GreenWay, el equipo de desarrollo de Quick Step. A pesar de hacer un año muy regular, siempre entre los mejores allí donde compitió tanto con el equipo como con la selección, le costó mucho rematar.

Sus mejores resultados en pruebas por etapas son un 3r y 4º lugar en etapas de alta montaña en Alsace y Valle de Aosta.

 

 

A pesar de esta evidente mejora en la montaña, siguió acumulando buenas posiciones en contrarellotges y por fin se cuelga dos medallas muy importantes: un bronce en los europeos y una plata en los mundiales de Richmond, quedando detrás del también enmarcado Mads Wurtz Schmidt.

Su último año como sub23, el 2016, lo inicia dispuesto a sumar alguna victoria de prestigio y no quedarse sólo con buenas clasificaciones.

Empieza la temporada con la regularidad que lo caracteriza, pero de momento sigue sin ganar: Podios en etapas de Alentejo, Triptique des Montes te Chateaux y Tour de Bretagne.

En casa, en el Tour de Berlin, hace dos segundos puesto en etapas y también en la general tras su compañero Rémi Cavagna.

 

 

El final del maleficio y la mala suerte llega el mes de junio, consiguiendo una fantástica victoria en los nacionales sub23 contrarreloj! Parece que esto le da moral y fuerzas y provoca en él una mejora que lo lleva a ganar una etapa con final en alto en el Giro del Valle de Aosta, en el que además hace el 7º de la general. También se lleva la general del Tour de Alsace, adjudicándose la etapa reina de esta competición.

En el Porvenir hace 8º en la crono pero no pasa de un 27º en la general y roza la gloria a los mundiales de Doha al quedarse a 18 segundos de su compatriota Marco Mathis a la contrarreloj sub23. Un nuevo Mundial con la miel a los labios, pero también una medalla de plata a su palmarés.

 

 

Este espectacular año lo avala para dar el salto al primer equipo junto con sus compañeros Enric Mas y Rémi Cavagna de cara el 2017.

Y se ha adaptado de fábula a la máxima categoría del ciclismo mundial! En Le Samyn, que fue su segunda carrera en el World Tour, ya acabó el 10º, y eso que fue clásica dura bajo la lluvia que acabo ganando Guillaume Van Keirlsburg.

También participó como gregario en la Volta en Catalunya, las Ardenas y en Romandia, donde consiguió la 2a posición de la general de jóvenes después de ser 4o en el prólogo. También destacó en California, en la que fue el 5º de los jóvenes y hizo 6º en la etapa contrarreloj.

Como la temporada anterior, el junio vuelve a ser un buen mes para él. Rozó el podio en ZLM Tour y también se queda muy cerca de subir al cajon en los campeonatos nacionales alemanes, acabando 4º y 5º respectivamente en contrarreloj y ruta.

 

 

Desgraciadamente, una enfermedad durante el Tour de Polonia le impidió acabar su año de debut en el World Tour afrontando el gran reto de disputar su primera grande, la Vuelta a España.

Cómo podéis comprobar, su primer año en la màxima categoria del ciclismo mundial la podemos puntuar con notable alto.

Este 2018 ha vuelto con más fuerzas que nunca y así lo está demostrando. Colideró el equipo en Algarve finalizando 7º en la general y quedó 2º en la Clásica de l’Ardeche tras Romain Bardet, que dio una exhibición.

Este corredor de 1’83m y 70Kg está rondando su primera victoria en el World Tour y no dudamos que no tardará mucho al conseguirla.

Si queréis saber más de este ciclista, aquí tenéis su página web y las redes sociales que gestiona:

Web: https://www.maxschachmann.de/

Twitter, Instagram

Y como sé que os gustan estas cosas… Mirad que perrito más bonico tiene!