El Trek es un equipo con varios corredores jóvenes, algunos con gran talento como ya os hemos explicado, hablamos de Mads Pedersen o Niklas Eg. Hoy os traemos otro debutante en la categoría: Nicola Conci!

Nicola nació en Trento, capital de la región Alpina homónima, el 5 de enero de 1997, por lo que ha cumplido 21 años hace unos meses.

Este joven ciclista empezó a correr con 11 años impulsado por su padre que era un fanático del ciclismo. Al principio se enroló en un equipo formativo de la ciudad y poco a poco le cogió el gusto a la competición y fue entrenando más seriamente.

 

View this post on Instagram

Marostica!

A post shared by Nicola Conci (@nikconci) on

 

Ya de muy jovencito empezó destacando y se convirtió en uno de los mejores ciclistas de su zona en categoría cadete, consiguiendo 13 victorias, y los éxitos continuaron en su etapa como júnior, en la que también se lució:

En 2014, su primer año corriedo para el equipo de Trento, consiguió un total de 6 victorias menores, todas ellas del calendario nacional italiano. Sumó tres top5 en clásicas del calendario UCI con participación internacional y fue 8è a los campeonatos nacionales.

Una de las grandes decepciones de su carrera se produjo al final de aquella misma temporada y en el gran escaparate del ciclismo: Los Mundiales de Ponferrada! Allí Nicola rodaba primero en solitario, pero cayó a 7Km del final y acabó en 61a posición. Una lástima!

 

 

Ese gran año de debut le auguraba un futuro muy prometedor, y así lo confirmó el 2015! Aumentó el número de victorias, consiguiendo hasta 7 y también el prestigio de las mismas!

Destacamos el Trofeo Emilio Paganessi y una etapa del Giro della Lungiana, de nivel internacional, además de un puñado de buenos resultados compitiendo contra los mejores del mundo en la categoría.

En los Mundiales, esta vez tuvo más suerte y en Richmond estuvo luchando hasta el final por las medallas. Finalmente quedó 6o, llegando en un segundo grupo a 10” del ganador, el austríaco Felix Gallo.

Después de su gran etapa como junior, Nicola tenía claro que se quería dedicar 100% al ciclismo y intentar dar el salto a profesionales como antes mejor. Con esta idea fichó por el equipo Zalf-Euromobil, uno de los principales equipos formativos italianos, bajo la dirección del excampeón del mundo Maurizio Fondriest.

La temporada 2016 en su nuevo equipo fue de adaptación a la categoría. Aún así pudo disputar muchas pruebas del calendario internacional, sobre todo las italianas (que son la mitad) llevando a cabo trabajos de gregario.

El equipo nacional italiano estaba compuesto por ciclistas muy potentes y asentados en la categoría, y eso hizo que esa primera temporada en el Zalf no entrara a formar parte de la selección para las grandes vueltas por etapas.

 

 

La experiencia de la temporada anterior hizo que iniciara el 2017 con galones de líder en el equipo y contando mucho, para la selección nacional.

Tras correr entre los World Tour el GP Industria con una meritoria 32º posición, llegó la “primavera italiana”, en la que consiguió unos resultados impresionantes: 4º, 6º, 8º y 1º en las cuatro grandes clásicas sub23 italianas de abril.

Una caída en GP de la Liberazione estuvo a punto de dejarle sin su primer pico de forma: el Giro sub23. Tras el accidente, tuvo que someterse a una operación, ya que se rompió el hombro y eso hizo que llegara justo al Giro, en el que “sólamente” pudo ser 7º. Imaginaos lo que hubiera podido aconseguir de no haberse caído!

 

 

Después de un breve periodo de descanso preparó su segundo gran objetivo de la temporada: el Tour del Porvenir!

De camino al Tour consiguió su segunda victoria: el GP Sportivi de Poggiana. Una vez ya en Francia, la mala suerte volvió a cruzarse en su camino y una caída en la segunda etapa le obligaron a volver a casa sin poder disputar la gran cita anual del ciclismo sub23.

Tuvo tiempo de recuperarse y acabó el año con un 6º en la Ruta de Oro y un 24º en Lombardia.

A pesar de la mala suerte que sufrió en 2017, su currículum es impecable. Eso no pasó inadvertido para el equipo Trek, que ya llevaba un tiempo siguiéndole y lo incorporó como stagière a finales de temporada, estando a prueba Nicola convenció a los técnicos y le acabaron haciendo contrato de dos años.

Así llegamos a 2018, su primera temporada en World Tour, un año en el que ya está siendo un valor importante en la montaña en las carreres que ha competido:

Cabe destacar que a principio de temporada el equipo lo llevó a disputar un buen número de carreras de una semana como: Omán, Settimana Coppi e Bartali, Romandia, California, Adriàtica Iónica, Utah…

 

 

También ha sido seleccionado para competir el Tour de los Alpes, la “carrera de su casa”, en la que ha liderado la selección italiana acabando 22º en la general final (4º en la clasificación de los jóvenes).

En diversasas entrevistes Nicola ha declarado que sueña con correr las grandes carreras mundiales, en especial Giro y Tour, en las que le encantaría ganar, al menos, una etapa. En ese sentido, el equipo ha decidido darle la oportunidad de disputar la Vuelta su primer año en el World Tour para ir cogiendo experiencia en una prueba de tres semanas.

A pesar de que estaba haciendo una Vuelta bastante digna, el peso de tantos quilómetros en su primer año WT ha acabado afectando a Nicola, que acabo decidiendo con el equipo que lo major para él seria abandonar la carrera a sólo 6 días de llegar a Madrid.

 

 

Una dato representativo que mide la calidad de Nicola es su final de temporada, en el que a pesar del cansancio, el equipo lo inscribió en las clásicas italianas incluyendo Il Lombardia, su primer Monumento. Y atención, porque allí consiguió ser el mejor ciclista del Trek, por delante de compañeros con bagaje i calidad como Mollema, Skujins o Gogl!

Nicola Conci es apodado “el oso” por su talante, un chico tranquilo y sin prisas. Se trata de un buen escalador que cree que tiene mucho margen de mejora en la contrarreloj para convertirse en un hombre completo capaz de luchar las generales de vueltas de una semana.

Para terminar y entrando en un ámbito más personal, deciros que se declara un gran aficionado a la música, en especial de la guitarra, y que siempre que encuentra un momento aprovecha para practicar y reproducir canciones de algunos de sus grupos favoritos como Pink Floyd. Además también le encanta el montañismo y el esquí de montaña.

Probablemente no sea el ciclista más talentoso que hayamos presentado en el Enmarcado, però con la calma y la Seguridad con la que avanza Nicola, estamos seguros que acabara llegando muy lejos!